free hit counters
15
Jun

Relato gay chileno: Duro con el colombiano

Estaba caliente y me metí a un chat gay, luego de descartar a los que buscaban sexo virtual y a los que no concretan, me encontré con un joven colombiano que buscaba que le dieran duro, me entró la curiosidad, lo contacté y vi por cámara.

Era un morenito veinteañero, delgado, muy lindo, ojos vidriosos y labios gruesos, tenía un tatuaje de estrella en cada hombro, quería ser utilizado sexualmente y me entusiasmé, puse mis límites y coordinamos que lo vería temprano en la mañana.

Vivía al otro extremo de donde vivo, confieso que estaba nervioso, pero la aventura y lo rico que vi por pantalla fue más fuerte, al llegar me abre la puerta en polera y boxer ajustado, se notaba recién bañado ¡El negro rico! Ahí nadie me pararía, ese sería mío.

Entré, lo tomé de los hombros y con él cerré la puerta, besándolo, le saqué la polera y del pelo lo llevé hasta mi verga ya dura, lo violé bucalmente, chupaba fuerte, lamía ganoso, se la metí toda e hizo arcadas, le di una controlada cachetada que lo puso más caliente y se la metí toda nuevamente, mientras me desnudé, lo puse contra la pared y vi su culo parado, besé su cuello, su espalda, comencé a manosearlo, estaba muy duro, lo comencé a puntear, de una le saqué el boxer y vi un par de nalgas morenas, lampiñas, brillantes, muy paradas, redonditas… Ricas, me lancé a lamer ese culo, nalgadas, entremordidas y los gemidos de él iban in crescendo.

Vi que la puerta de junto conducía a una habitación, lo tomé en brazos y lo lancé de espalda a la cama, de las muñecas lo arrastré hasta la orilla para que su cabeza quedara colgando, así volví a meterle mi verga hasta su garganta, me tiré encima hasta su pico delgado, totalmente lampiño, empecé a disfrutarlo en mi boca sin olvidar follarle la suya, lo dí vuelta dejando frente a mi ese culo redondo, seguí lamiéndolo, pasé mi lengua desde sus testículos, recorriendo su culo y su espalda, hasta llegar a su cuello, punteándolo mientras mordía su oreja y le robaba besos de esos labios gruesos.

Seguí perdiendo mi lengua en su culo y cuando menos lo imaginó se la metí de una, lanzó un fuerte grito que silenció con su almohada, empecé a moverme duro y él gemía , mi pelvis golpeaban esas duras nalgas, gemía y gemía, apretaba las sábanas y yo le daba nalgadas, levanté una de sus piernas hasta mi hombro y cual tijera empecé a moverme fuerte, con las embestidas su espalda llegó al respaldo, puso unos cojines y empezamos a transpirar mucho, tiré sus piernas hasta mi y patitas al hombro empecé a darle más y más fuerte, apretaba sus muñecas contra la cama, gemía, transpirábamos, las caras de placer eran increíbles y sus ojos se pusieron blancos, apretaba sus gruesos labios y sin tocarse acabó, estaba agitado, pensé en parar pero si quería algo fuerte lo iba a complacer, sin descanso alguno lo voltié y me acosté sobre él, con mis piernas abrí las suyas, seguí mete y saca muy muy fuerte, gemía como loco, gritaba, lo tenía prisionero, las gotas de transpiración caían, lo dí vuelta y acabé sobre él, hace mucho no acababa tanto, él gritó un ¡Que rico! y entre risas y jadeos dijo que había sido el mejor follón, le dije que no hablara en pasado, que aún no concluía y le metí mi verga en la boca para que me la dejara limpiecita.

Me iba a bañar, pero verlo ahí tirado, rico, transpirado, con las piernas abiertas, jadeando y plastificado en semen, me entró la maldad y le metí algunos dedos en su culo, él de arqueó de placer, con mi boca tome semen de su cuerpo y lo escupí en su cara, estimulé su próstata y comenzó a gritar y desde su agotado pene salió un hilito seminal, ahí lo dejé, le di unas nalgadas y me fui a bañar.

Me bañé rápido, mi pico estaba rojo y otra vez parado, llamé al colombiano y estaba lacio sobre la cama, su brazo colgaba y de la agitación pasada pasó a nula respiración notoria. Me asusté, evidencia de mi presencia había en todo su cuerpo, me acerqué, estaba helado, me acerqué más para sentirle al corazón y… ¡De una el hueón se come mi verga! Me asusté, me dijo que se había quedado dormido, en venganza, le di nalgadas y lo follé de nuevo con fuerza, él cayó rendido y así lo dejé.

Recomendados:

Deja un comentario muy caliente

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenchile.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.