free hit counters

Estas viendo todo lo que hay en GaysenChile.com de 'Relatos Gays'

19
May

Relato gay: “EL COLORIN FLAITE”

Yo me juntaba en un barrio muy marginal y tenia amigos flaites. Siempre me han gustado los flaites pero había uno en particular, lo llamare jc. Era un colorin muy sexy siempre con sus jeans tipo short mostrando sus oblicuos y todo, yo era muy chico tenia 18 en ese entonces, lo unico malo es que el tenia una novia y ella era mi amiga. O sea, no mejor amiga pero amiga. Un dia con otra amiga veníamos de un carrete y nos encontramos con el jc y otro amigo que lo llamare el Murci, a mi amiga siempre le gusto el Murci por lo tanto; éramos 2 para 2. En ese tiempo no sabían concretamente que yo era gay pero lo sospechaban. La cuestión es que nos pusimos a tomar jote y el jc en una me dice que lo acompañe a orinar. Yo le dije bueno y mi amiga estaba feliz de quedarse con el murci jejejeje fuimos a orinar y cuando el jc termino me dijo sacudemela. Yo de primera quede plop, no sabia si lo decia lesiando o en serio. Cuando insistio me di cuenta que era en serio.
Despues de sacudirsela y darle una pequeña mamada me dijo que fuéramos para otro lado y me llevo a un sitio eriazo cerca de dode estábamos; ahi se saco la chaqueta, la tiro al suelo, se sento y me dijo que me sentara en su falo; yo lo intente pero era tan grande que no podíamos; me dolía y no me cabia. Luego lo intentamos de lado, ahi cayo un poco mas pero el dolor fue insoportable por lo cual solo se lo chupe. Mientras se lo chupaba me decía “dale, dale hasta que acabe en tu boquita” y así fue, acabo en mi boca. Luego volvimos como si nada pero el murci y mi amiga ya habían cachado todo pero no dijeron nada jejejjeje bueno esa fue mi historia tengo muchas mas de flaites y otros, si me piden publicare mas ( puedo publicar la del murci jejejeje)

Bune relato, esperamos los otros que tienes. Comenten, voten y escriban sus relatos en la sección Relatos Gays del sitio !!!

Recomendados:

16
May

Relato gay: “Sexo México-Chile”

Hola me llamo Patricio tengo 25 años soy Mexicano, 1.76 m 74 kg muy lindo.

Cuando era universitario (tenía) 22 años me fui de intercambio a Sudamérica específicamente Chile, un día en una fiesta o carrete conocí a un chileno que llamaré Rodrigo el tipo me era indiferente, muy guapo pero me daba igual, ese día tomamos demasiado tequila y pisco me puse muy curado demasiado que no podía regresar a la casa que rentaba, Rodrigo se ofreció a llevarme pero me pidió que pasáramos a su casa por más alcohol y yo acepté, llegamos a mi casa y entre la música y las bebidas sacó un poco de droga, yo antes jamás consumí nada de eso pero estando en otro país y de fiesta me atreví y acepté, fue solo un poco pero me levantó el ambiente cañón Rodrigo estaba muy alivianado, llegó el momento que nos fuimos a dormir, yo solo tenía una cama y le dije que se quedara conmigo, para este entonces ya me había imaginado a Rodrigo desnudo penetrandome, nos acostamos y me dijo tener calor, le dije que en México dormimos desnudos entre hombres y no hay problema, el se quitó la ropa y yo hice lo mismo quedamos solo en calzones, le di la espalda y el poco a poco se acercaba a mi, decía que le caí súper bien y que le gustaría seguir tomando conmigo, yo me hacia el que ya no entendía bien las cosas de pronto se acercó tanto que podía sentir su respiración en mi nuca, era demasiado excitante no soporté más y me hice hacia atrás hasta sentir su cuerpo pegado al mío, él es un poco más alto que yo de piel blanca y de muy buen cuerpo, totalmente lampiño, entrelace mis pies con los suyos y el asintió, hice mi culo más hacia atrás y pude sentir su verga totalmente erecta, estaba tan excitado como yo, pase la mano por atrás y comencé a masturbarlo, su boca tan cerca de mi me dejaba escuchar como gozaba el momento, yo estaba a reventar, era un tremendo macho chileno en mi cama dejando acariciar su verga por un mexicano completamente desconocido, no pude más y me baje a mamaraela era una hermosa verga de unos 22 centímetros le mamé su miembro hasta que me volví loco al tiempo que él se vino en mi boca tremendos chorros dejo salir de esa hermosa parte de su cuerpo que aparte tenía un olor muy agradable, después de sentir que terminó pensé en que me hubiera gustado meterme esa verga en el culo empece a masturbarme yo para terminar cuando de repente me toma por la espalda y me dice al oído que haces mexicano?? No conoces a los chilenos me llevó mi mano a su verga y ya la tenía al mil otra vez woooooooo en ese momento pensé tener un orgasmo Rodrigo solo había comenzado me dio la vuelta me lamió el culo tremendamente me preparaba para el momento máximo de placer en mi vida me lubrico con un poco de crema y me dejo ir esos 22 cm de placer hasta el fondo de mis entrañas woooooooo comenzó el mete y saca sin parar, yo estaba vuelto loco jamás antes nadie me cogió así una y otra posición y el chileno seguía como un caballo con su yegua, estaba yo a reventar y no pude más tuve el mejor orgasmo de mi vida jamás antes sentido, al poco tiempo Rodrigo terminó dentro de mi, como no pensaba coger no tenía condones así que lo hicimos a pelo, me dejo lleno de su leche, se dio la media vuelta y se quedó dormido, lo mismo hice yo, a la mañana siguiente al despertar…. Bueno esa ya es otra historia.

Es la primera vez que cuento algo en una pagina, Si les gustó el relato comenten y les cuento que pasó por la mañana.

Recomendados:

12
May

Memorias de un cola (Alex 1)

Prologo.-

Mi nombre es Alex, y esto que voy a relatar a continuación es de cómo me inicie en el mundo gay. En realidad, si lo piensan, cada experiencia es distinta… algunos la descubren de un momento a otro, en los “5 minutos mas intensos de su vida”. Otros, como yo, sufrimos desde pequeños esperando aquel momento en el cual encontraremos a alguien con quien poder sacar a relucir todos estos sentimientos que uno lleva en su interior… quizás meses, en mi caso años, 5 largos años. Pero, ¡alguna vez lo han pensado!, ¿estar obligado a comentar lo linda que se veía esta o aquella chica en el parque, en la escuela o en la fiesta de anoche? ¡Y tener que fingir un estúpido comentario que lo es tanto como todos los que has tenido que hacer desde que te sientes diferente! ¡Tan falso como tu gusto por las chicas! ¿Han pensado en lo absurdo que es?

Siendo sincero con ustedes… me sentía especial, el gran secreto, la gran intriga. Solo me preguntaba… ¿Cuándo?, ¿Cuándo llegaría el día en que finalmente pudiera compartirlo con alguien?
Quizás llego demasiado pronto…

Alex 1.-

Desde pequeño sentí una atracción especial por los hombres. No lo se, es inexplicable, es como a la persona que le gusta más el jugo de melón que el de piña; técnicamente no es mas que un gusto, ser homosexual es simplemente decir que prefieres dormir con hombres en vez de mujeres, o eso pensaba.

Pero para mí no fue tan simple como eso. Sentía de forma diferente, era más sensible que la mayoría, a ratos retraído y enamorado hasta las patas de un amigo de la infancia. Creo que desde los 10 años empecé a sentir cosas extrañas por algunos de mis amigos, sobre todo por uno, su nombre era Sebastián, era un curso menor que yo; nos veíamos porque ambos éramos parte de un grupo Scout. Pase 5 años sufriendo por ese amor imposible; la peor forma de echar de menos a alguien, es tenerlo a tu lado y saber que nunca lo vas a poder tener, o que no te amara de la forma que tu lo esperas.

Finalmente, a los 14 años, y luego de un largo periodo, me di cuenta de que no podía seguir así para siempre, a sí que me dedique a conocer a mis compañeros un poco más allá de lo cotidiano, sobre todo a uno, Antonio. Es extraño, fuimos compañeros desde el 1º grado y nunca había notado lo bello que era; cuerpo delgado, tez blanca, cabello castaño, ojos color miel, pequeño (unos 5cm menos que yo) y dueño de un muy particular olor, recuerdo que cuando lo abrazaba para saludarlo o cuando teníamos que hacer trabajos en duplas, siempre me fijaba en lo bien que olía, ¡siempre el mismo aroma!… y siendo sincero, hasta el día de hoy me parece sexy.

En ese entonces no sentía una atracción por alguien más que no fuera Seba, pero poco a poco, me fui sintiendo atraído por Antonio. Durante 1 año tuvimos largas conversaciones por MSN hasta altas horas de la noche. Hablábamos de todo, lo que pasaba en el mundo, nuestros problemas, lo que pensábamos y lo que no nos gustaba. Incluso cosas “hot”; sobre todo cuando ya llevábamos unas 3 horas hablando. No me sentía excitado por las fotos de mujeres que nos enviábamos, ni por las páginas pornográficas que nos mandábamos unos a otros; me excitaba pensar en él masturbándose frente a su computadora, a ese niño tan lindo disfrutando de su momento de placer. A él, con su cuerpo delgado y su piel blanca, tocándose por todo su cuerpo, acariciando cada parte de su cuerpo. Imaginarme su rostro de placer, sus ojos entrecerrados, su boca entreabierta, lanzando uno que otro gemido tímido que delatara su evidente excitación. Sentía que llegaba al cielo, eran las mejores masturbaciones que había tenido hasta entonces.

Pasó el tiempo, y me empecé a hacer adicto a este tipo de situaciones; había que disipar mis dudas, tenía que saber si él era igual que yo, tenía que saber si también a el le gustaban los chicos. Gracias al cielo, la respuesta me llego sin esfuerzo.
Felipe, un chico bastante extraño, siempre se enteraba de los rumores de la gente. El me dijo un día:

-¡Oye Alex! – me dijo Felipe – quiero preguntarte algo.

-¿Qué cosa?

-Es que Antonio me acaba de contar algo, y quería saber si tú también lo sabías.

-No se que te puede haber contado Antonio que a mi no – sentí de inmediato una inquietud en mi interior, estaba nervioso – ¿¡Que cosa pues!?

-Pues que el me ha dicho después de una larga conversación que… le gustan los chicos tanto como las chicas.

-¡Y eso como lo sabes! – no lo podía creer, era demasiado bueno para ser verdad – Somos muy buenos amigos, ¡Si el fuera así como tu lo dices, yo ya lo sabría!

-De hecho – me dijo – le pregunte si tu lo sabias, y me dijo que no se atrevía a contártelo porque el piensa que tu no lo vas a aceptar.

No le dije nada… solo quería salir de clases para hablar con Antonio. Creo que era normal que el no se atreviera a contarme… después de todo yo no acusaba ser homosexual, no tenia rasgos bonitos ni un escultural cuerpo… era feo, y eso me daba miedo; ¡ya que yo quería tener algo con el!, sentirlo, abrazarlo, tocarlo, besarlo, lamer hasta el ultimo rincón de su hermoso cuerpo…

Apenas se conecto decidí a hablarle, y lleve la conversación hacia el tema de la homosexualidad:

-Pero Antonio, ¿alguna vez has pensado en lo bkn que seria estar con un chico? – esperando alguna respuesta positiva – es decir, a mi siempre me ah dado curiosidad el estar con un chico en la cama.

-Se demoro en responder, me dijo – jaja, si, emmm, lo he pensado un par de veces, es que también es difícil conocer gente así ps.

-Entonces, pensé en inventarle algo para que el me contara lo de su homosexualidad – yo he tenido un par de experiencias con Seba, ¿lo conoces?

-Nooo… ¿Alex de verdad?, yo pensé que tu no eras como yo, ¡a mi también me gustan los chicos!

Desde ese momento empecé a conocer a otro Antonio, y creo que el también a otro Alex. Hablábamos de gustos, de las cosas que nos gustaría probar con un chico, de si nos gustaban rubios o morenos; estábamos sacando a flote todo lo que no podíamos compartir con las demás personas, era nuestro pequeño secreto.

Pasaron los días y los temas se fueron haciendo aún mas candentes, hasta que llego un momento en que me dijo:

-Oye Alex, ¿te puedo hacer una pregunta?, pero no te vayas a enojar.

-Jaja no lo creo – le dije – házmela

-Emmm… ¿tu sinceramente como me encuentras?

Me puse nervioso… era mi oportunidad. Le dije – Antonio eres de los niños más lindos que he conocido, ¡eres súper lindo!, cualquier chico estaría feliz de tenerte.

-Aaaaa que bien jaja – me dijo – entonces, ¿te gusto?

-Emmmm si, podríamos decir que me atraes.

-Jaja, que bien, entonces, ¿te gustaría verme por cam?
Me quede helado… no podía creer que por su cabeza se pasara una idea así. Le dije – Ok, pero yo también la coloco.

-Dale, así es mas entretenido – me dijo.

Aceptamos las invitaciones, ¡no podía esperar a poder verlo!, pensar en todo lo que fantaseaba al imaginar su cuerpo frente al mió me ponía a mil.

Cuando el apareció enfocado desde arriba, con su uniforme de la escuela, sentado en una silla de oficina (de esas que se dan la vuelta), solo desee que el esperara hacer lo mismo yo. Me dijo:

-Estoy caliente, quieres ver como me masturbo??

-Siiii, quiero verte haciendo eso

-Pero con una condición – dijo – tú me tienes que mostrarme tu pene primero para excitarme…

Le dije que me daba vergüenza, y si me podría mostrar como hacerlo. De inmediato el se alejo del teclado y puso su mano por debajo de su camisa, tocado su miembro tímidamente, esperando a que yo también lo hiciera. Ver su cara de placer, el estaba mordiendo su labio inferior, con una mano en su pene, y la otra sobando su cuello; el realmente era hermoso. Yo me eché hacia atrás y puse mi mano sobre mi pantalón de colegio, y empecé a tocar mi paquete que ya estaba durísimo. El mirando a la cámara y haciendo un gesto con su boca, me hizo entender que quería verlo. Entonces, desabroche el botón y me baje el cierre… mostré el bulto dentro de boxer y vi su cara de asombro al ver el gran tamaño de mi miembro (hasta ese momento yo pensaba que eso era lo normal).

-Aaaayy ¡es súper grande!, si me llegas a meter eso me revientas jaja

-Quien sabe – le dije – quizás entre toda de una jeje

En ese momento se rió, y se volvió a echar hacia atrás sobre el respaldo de la silla, se subió las mangas de su camisa, se desabrocho los botones y se dejo la corbata puesta, dejando a relucir su hermoso pecho blanco, ¡se veía tan suave!… como si fuera de porcelana, como si con el primer movimiento brusco se fuera a romper. No tenía ningún vello corporal, a diferencia de mí que a mi corta edad tenía más que la mayoría. Su estomago tenia unas pequeñas calugas, y sus pectorales eran pequeños; el era dueño de un cuerpo hermoso. Antonio miro a la cámara, y con una sonrisa picarona metió su mano dentro de su pantalón, acusando su placer con una sonrisa.

Yo estaba a mil, ¡estaba viendo a un chico desnudo y me excitaba! Él empezó a hundir aún mas sus manos, agarro sus testículos, y empezó a acariciarlos por debajo de su ropa interior. Yo solo lo miraba mientras me masturbaba como nunca hasta entonces. Tomaba el tronco de mi pene cada vez con más fuerza, arriba y abajo, mientras veía a Antonio moviéndose cada vez con más y más placer en su silla. De un momento a otro se detuvo.

-Oye Alex, estoy incomodo, ¿te molesta si me pongo mas a gusto?
Asentí con la cabeza y el se levanto de su silla, se saco los pantalones y su camisa, quedándose solo con su ropa interior, una gargantilla que siempre usaba y con un gran bulto en su ropa interior.

-Ahora, si tu quieres también lo puedes hacer.. – me dijo, pero solo me quite los pantalones, quedándome solo con mi camisa.

El se sentó nuevamente, no tenia buenos muslos ni buen trasero en ese entonces, pero eran lampiños y blancos igual que el resto de su cuerpo. Me miró y luego bajó la vista hacia su bulto, empezó a acariciarlo, era tanto el placer que él sentía que podría jurar que estaba gimiendo de placer. Se movía en círculos sobre su silla; con una mano tomaba su pene y con la otra su frondosa cabellera castaña. De repente, tomo con su mano derecha su slip y lo tiro hacia abajo, dejándome ver su pene. Era notablemente mas pequeño que el mió, unos 16cm y delgada, pero se veía bien, estético, hacia la combinación perfecta con su bello cuerpo. Tomo entre sus manos su pene y empezó a masturbarse. Era hermoso, se encogía cada vez mas, apretando su cuerpo, y dejando ver lo definido que estaba. Su cara era de absoluto placer, luego me confesaría que le excitaba saber que alguien se estaba masturbando con su cuerpo, que eso lo ponía a mil. Con su mano derecha tomaba su pene, con la otra acariciaba sus muslos. Se sacó su ropa interior con movimientos suaves, apoyo sus pies en el escritorio, dejándome ver su pene por completo. Bajo su mano izquierda hasta su escroto, por debajo de sus testículos, y empezó a sobar su ano. Eso me puso en el cielo, podía imaginarme a el y a mi gimiendo en la misma cama, metiendo mi miembro a través de sus nalgas, viendo su cara hermosa pidiendo más y más y gritando de placer. Él lo disfrutaba, estaba casi por llegar al clímax. Entonces le dije:

-Antonio, alguna vez te has metido cosas por ahí atrás.

-Si, – me dijo – pero no tengo nada ahora.

-Usa tus dedos – el dije – ¡se siente súper rico!

Él me miro con desconfianza. Volvió a su postura y puso su mano izquierda en la entrada de su ano, miro a la cámara e hizo una mueca de dolor. Se detuvo un momento, pero luego se le ocurrió una idea. Se llevo los dedos a la boca, y los chupo como si hubiesen sido caramelos; imaginar que podría ser mi pene y no solo un par de dedos, hizo que mi pecho se oprimiera. Quedando lubricados, los llevo de nuevo a su agujero, y sin mayor esfuerzo entro el 1º, viendo que el explotaba de placer. Yo lo miraba y me masturbaba haciendo lo mismo que el, sobando mi ano. Entonces el empujo el 2º, su cara era de gozo absoluto, se masturbaba lento, como si se tratara de su primera penetración. Lo intento con un 3º pero este costo mucho para que entrara. Se podían ver pequeñas lágrimas asomándose, el estaba en la línea del placer y el dolor. Movía sus dedos con frenesí y se masturbaba con agilidad. Se retorcía de placer, podría haber jurado que estaba gimiendo igual que una chica. Me miro con ojos cegados de placer, queriendo decir que ya estaba por terminar. Yo solo podía pensar en mi cuerpo sobre el suyo, moviéndonos al ritmo de nuestra respiración agitada, jurándonos palabras de amor y cariño. El me miro y quedando con sus ojitos color miel en blanco, descargó todo su semen sobre su cuerpo, primero dos lagos, y luego otros más pequeños. Terminamos casi al mismo tiempo, quedando exhausto por aquel momento de placer.

-Alex, eso estuvo rico.

-Jaja si, quede exhausto.

-Bueno, – empezó el – mañana tenemos escuela, así que ahí nos
vemos.

-Sep, ahí nos vemos, hasta mañana!

No quería despedirme, pero él tenía que irse; lo bueno es que ya no existen barreras, y sabía que este era solo el comienzo de nuestro pequeño secreto.

Esta es una serie de relatos que escribí hace mucho tiempo y publiqué por aquí y por allá, espero que les haya gustado y comenten que tal, para así subir el resto.

Saludos!, Alex.

Pensamiento Random 1.-
A mi siempre me ha costado pensar en como sería un cuento de hadas gay; ¿yo soy el príncipe y tu la princesa?, ¿yo soy la princesa y tu el príncipe?, ¿los dos somos príncipes que juegan con príncipes?, o quizás somos dos sapos. Si sapos somos, y solo una princesa rompe el hechizo con un beso, ¿mi beso te sana o tu beso me sana a mi?; y si como sapos nos besamos, ¿Nos volvemos príncipe y princesa?, ¿princesa y príncipe?, ¿príncipe y príncipe? O quizás nos quedaremos como sapos para siempre, y viviremos para expresarnos nuestro amor en silencio, en nuestra laguna secreta, en nuestro estanque, arropándonos entre los juncos. Porque en este loco mundo donde los príncipes se casan con princesas, en donde ningún puto escritor ni guionista le interesa un cuento de hadas sobre maricas, yo contare la historia de nuestro amor, el cuento de ese mundo en donde todos nos apuntan por ser horrendos, pero en donde tú siempre eres mi príncipe.

Recomendados:

05
May

Relato gay: “Consulta privada con el doctor”

Estaba navegando hace un par de días en el famoso Chat Gay, buscando entretención para matar la tarde y luego ir a la facultad, estoy en los exámenes finales de mi carrera, en el chat encontré a un tipo de 26 años, que me hablo y buscaba a alguien que fuera “aperrado” es decir, que vaya a todo y no le tenga asco a nada. le di mi teléfono y cuando me llamó, su voz me cautivo, se notaba varonil, me dio su dirección y era lejos, en un sector muy acomodado y lujoso de la ciudad, cuando llegue a su departamento, me esperaba en el hall de su edificio, cuando veo que se abre el ascensor y sale un tipo joven, moreno, pelo corto, aprox 1,78, delgado, ojos claros, me da la mano y me dice acompáñame que debemos buscar el remedio.

Me conduce a una bodega de su edificio que tenía el número de su departamento, era un cuarto con luz, donde habían maletines, una repisa con remedios, un maniquí ortopédico y unos ganchos de ropa con delantal y chaquetas, allí se presenta y me dice, hola, soy matías ¿te gusta chuparlo? ¿Te lo tragas todo?¿te gusta ser perrita?

Yo aun extrañado ante este hombre quien apaga la luz de la bodega y sin decirme nada, me hace arrodillarme en el cemento y dirigirme a su pene que aun no estaba erecto, comencé a mamar, tenía rico olor, hasta que sentía como poco a poco esa manguera entraba y entraba en mi boca y crecía haciendo que cada vez fuera más difícil mamar, matías me decía “chupa chupa, acá esta tu doctor, quieres una licencia? quieres que te ponga una inyección?” Era super bruto en su forma de actuar y hablar, me levanto del pelo y me hizo ponerme en cuatro donde comenzó a puntiarme con su pene señalando que esa era la inyección, me dio una nalgada tan fuerte que me llegaron a caer lágrimas. me decía “dónde habías estado? donde están estas perritas como tu? uff eso comete todo, tragalo más, cometelo!”

Luego puso un cartón en el piso, y se saco toda la ropa y me ordeno que me sacará todo, encendió la luz para poder ver mi cuerpo y cara humillado ante él, de rodillas, desnudo, en una bodega y sobre un cartón, me obligaba a tragarme todo con testículos a la vez, era muy difícil, casi imposible respirar a ratos. Su polola llamaba y llamaba a su celular, el le contestaba y le decía “javiera estoy comprando pan en la esquina, altiro subo mi amor” pero la verdad era que estaba dándome leche…

Fue una mamada eterna, donde me trague todo, donde fui humillado y tuvo un final feliz, el doctorcito acabo en mi boca y una vez que lo limpie con la lengua, estalló una vez mas en semen pero esta vez me mojo toda la espalda y me paso uno de sus delantales para que me limpiara el cuerpo y parte del culo, me dijo que la próxima vez que nos viéramos no me dejaría nada de culo, al vestirnos, me dio la mano, me paso una caja de medicamentos que nunca supe la razón, pesco su maletín y su delantal blanco y partió a ver a su amada, mientras yo me iba a mi casa pegoteado entero de semen y con la boca salada de tanto mamar, jamás recibí ni un beso ni una acaricia, solo mucha leche, palabras y nalgadas… ¿y lo mejor? ya fui a hacerle una visita a su consulta, ni les cuento lo que paso en la camilla. fantasía inesperada y realizada.

Besos, nalgadas y agarrón, saludos de Orión.
si les gusta comenten o pongan me gusta y les daré más historias, tengo 21 años.

Lindo relato, esperamos tengas mas y los compartas con toda la comunidad. Comenten compartan sus experiencias gays y travas en la sección RELATOS GAYS

Recomendados:

15
Abr

Relato gay: ”Mi primera vez”

Bueno estaba buscando una pagina para contar lo que me pasó, ya que nadie se ha enterado..

Un día estabamos 2 amigos y yo tomando ron con bebida, estabamos bastantes ebrios hablando cosas.. de repente uno se acerca ami y me dice ”te amo caleta hermano” y yo le respondi: yo igual wacho , y me da un beso en la mejilla, lo tomé algo normal..

Luego de acabarnos 2 ron y las baltilocas, bastante ebrios un amigo durmió en el suelo y el que me habia dado el beso en la mejilla se quedó conmigo en la cama, bueno me dijo que siempre iba a estar conmigo porque era un excelente amigo, luego me dio un piquito y yo sin saber quehacer me dejé, me dio un beso me rehusé pero no sentí nada, yo no soy gay ni nada pero luego de eso, me tomó mi mano hacía su pene y la dejé ahí sin saber que hacer, se la saco y nos empezamos a pajear mutuamente, me dijo que quería probar algo que nunca lo había hecho..

Luego de conversar bastante y mi amigo tirado en el suelo durmiendo, me la chupó y me encanto .. sentí algo que con ni una mina había sentido .. lo que paso es que también se la chupe y luego me dijo ven, lo seguí y me bajo los boxer, y me dejé de lo excitado que estaba, me monte encima de el, me lo metió .. al principio me dolió bastante, pero sentia algo extrañó. Luego llego el momento de yo penetrarlo & sentí una exquisites que nunca en la vida habia tenido, me encanto y encima que los orgasmos que hacía.. me acabe yendo en su culo y después de que ocurrio eso, a los días no hablamos más de eso.. seguimos siendo amigos..

Yo quiero tener una experiencia algo así de nuevo, la verdad es que por las noches me recuerdo y digo ohhh jajaj, me rio solo.., pero se las cosas que hago y me gustaría tener una experiencia así, no con alguien que no conozca claro.. espero que si van a comentar no lo hagan en mala.. saludosssssss;)

Compartan sus experiencias gays en la sección RELATOS GAYS

Recomendados:

04
Abr

Relato gay: “noche fria y caliente”

Hola amigos, este es mi primer relato, siempre me han dicho que se contar buenas historias, así que veamos que les parece este. Fue cuando estaba con el que iba a ser mi pareja, pero que en ese punto solamente era mi amigo con ventaja aunque nunca habíamos tenido sexo. Bueno primero que nada, vivo en Punta Arenas y era pleno invierno, aunque esa noche no estaba nevando pero si mucho frio y harta lluvia, bueno ese sábado sali con mi amigo a una disco en el centro, estuvo todo piola hasta que se nos paso la mano con el copete, el sobre todo quedo muy ebrio, los guardias cacharon y nos echaron por andar curaos. Era temprano aun, como las 3 de la mañana, así que fuimos a la costanera a caminar para que se nos pase la curadera, nos sentamos en una banca bien escondida y nos acercamos y nos besamos, la calle estaba vacía, de poco el beso empezó a subir de tono, los juegos de lengua empezaron a funcionar en mi pene, se puso muy duro y el pasa su mano en mi pierna y poco a poco fue subiendo hasta llegar a mi paquete.
Yo le dije que pare y me puse de pie, pero no podia ocultar mi erección, el mirando mi paquete me dice que fuéramos un poco mas alla, donde estaban construyendo, pero esa noche parecia que nadie lo cuidaba, nos fuimos a la playa y cubiertos por todos esos materiales de construcción pasábamos muy piolas, volvieron los besos, se me lanzo sobre mi boca y su mano tocaba mi trasero y nuestros paquetes apretados por la erección comienzan a rosarse, con sus manos me desabrocha el cinturón , el boton del jeans, me baja el cierre y me baja con todo el boxer y el pantalon y su mano fria comienza a masturbarme lentamente. El mismo se bajo su pantalon y toque su trasero estaba muy frio, luego el bajo y comenzó a mamarme y dios, nunca me lo habían hecho y fue riquísimo, esa lengua, su saliva y sus labios pasando por mi falo me hizo ver las estrellas aun mas brillosas, lo tome, lo levante y lo di vuelta y comencé a rosar mi pene entremedio de su poto. Lanzábamos leves gemidos, el abre sus nalgas y es la primera vez que veo un ano, senti ese instinto animal de metérselo; baje y comencé con mi lengua a jugar atras, le metia un dedito, era tan genial, el estaba tan excitado que tuve que decirle que baje el volumen de sus gemidos por temor a que nos oigan, así que me puse de pie y acomode mi pene, apunte y lentamente comencé a penetrarlo, con mi mano le tape la boca hasta que senti en entro todo, sus ojos estaban blancos y comenzó a menearse buscando mi orgasmo, lo tome de la cintura y lo agache un poco para darle bien duro, fue tan excitante que el se corrió con tremendo gemido, jadeaba y vi como su semen escurría por su pierna, esa imagen hizo que saque mi pene y eyacular todo sobre sus cachetes, creo que nunca me vi salir tanto semen. Nos limpiamos salió el primero vio que no había nadie y rapidamente sali yo y tomamos un taxi unas calles mas alla….
Si les gusto tengo mas historias, comenten y les doy mas relatos..

Lindo relato, esperamos pronto mas experiencias como esta. Comenten y compartan sus relatos gays en la sección RELATOS GAYS

Recomendados:

01
Abr

Experiencia gay:”yo y mi amigo”

Bueno les cuento mi historia. Yo soy bi actualmente pero siempre me ha gustado el sexo con mujeres, tengo 19 años pero a los 18, bueno paso que un dia mi amigo y yo estábamos jugando y conversando y llegamos al punto de que empezamos a molestarnos y el me decía detente o te follare. Bueno yo le dije no te creo capaz y bueno, que creen si fue capaz pero comenzamos con manoseo y cosas asi, luego pasamos a lo otro, ya comprenden a lo que me refiero, entonces hasta el dia de hoy con mi amigo seguimos probando cosas, mas que nada posiciones y cosas asi para quitarnos las ganas pero aun asi sigo teniendo sexo con mujeres pero pruebo cosas con mi amigo y jugamos a los roles pasivo y activo y eso. Me gustaría tener otro amigo asi, si quieres ser ese amigo y tienes entre 19 a 28 mándame un correo a andres.alias.el_grillo@hotmail.es y hay hablemos =P

Recomendados:

19
Mar

Relato gay:”Mi primera y única vez”

Hola, estuve viendo su página y me parece interesante, quisiera contar mi historia.

Yo soy un chico que me califico hetero, tengo mi chica y no me atraen los hombres para nada. Sin embargo, hace muchos años cuando tenía 18 estaba en una fiesta con amigos y amigas y nos emborrachamos. En mi barrio teníamos un vecino que tenía un bar y todos sospechábamos que era gay. Este vecino estaba casado y con tres hijos. Luego de la fiesta fuimos al bar de este vecino, era como las 2am. El vecino se quedó con nosotros a acompañarnos y a beber, poco a poco se fue yendo cada uno hasta que me quedé solo con él.

En la siguiente cerveza le pedí que me prestara el baño, él me dijo que me acompañaba para que no me cayera, yo me reí y fuimos. Cuando estábamos en el baño me bajó el cierre y me sacó el pene, yo al inicio me rehusé, pero como sentí rico que me la cogía con la mano le dejé. Luego se agachó y me la empezó a chupar, yo estaba sorprendido, no sabía si irme o continuar, pero estaba tan rico que me quedé, le acariciaba la cabeza mientras me la chupaba, con una mano me acariciaba mis bolas y se sentía rico.

Luego, me dijo: “Está bien rico tu pico, ¿No quieres metérmela?” e inmediatamente se bajó el short que tenía y me puso el culo para penetrarlo. Yo sólo reaccioné instintivamente y se la metí, mientras se la metía él empezó a gemir, no como de dolor sino de gozo. Escucharle como gemía me exitó más, ver cómo se abría las nalgas y me pedía que se la metiera duro me exitaba cada vez más. Seguí así hasta que acabé dentro de él, y cuando acabé gimió muy rico.

Después de eso, él me dijo que orinara tranquilo, se subió el short y se fue a la mesa a esperarme. Yo me quedé medio sorprendido de lo que acababa de hacer, pero la sensación de exitación me tranquilizó. Salí y nos terminamos de tomar esa cerveza, yo luego me fui a mi casa. Los días siguientes ya no lo veía igual, tampoco le conté nada a nadie. No lo volvimos hacer porque yo me mudé a los pocos días.

Nunca más he estado con ningún otro hombre, pero, igual hay noches que recuerdo esa vez y me exito mucho al recordar cómo gemía, y como me lo chupó.

Recomendados:

El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenchile.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.