free hit counters
15
Ago

Relato gay chileno: De camino al sur

Hola, tengo 23 años, y les voy a contar una historia que me pasó viajando al sur.
Esta historia me pasó por caliente, debo decir de antemano que la disfruté mucho. Bueno, la cosa es que por motivos de la vida me encontraba en santiago, tenía que tomar un bus desde terminal alameda hacía el sur a eso como las siete de la tarde, ya se estaba entrando el sol pero aun estaba fresquesito. En el terminal mis ojos se volvían locos con algunos potos y paquetes que veía pasar, en ese tiempo estaba soltero y pucha que la pasaba bien jaja. Vi a un grupo de argentinos pasar, los caché por el acento, estaban rebuenos los pibes jajaja con culitos paraditos y bien tonificados. Debo decir que por mi parte no me va nada de mal cuando salgo a las discos. Mido 1,73 mts, soy de tes clara, peso 70 kg y tengo marcados mis pectorales, un poco mis brazos y soy plano de abdomen. Me considero piola. La cosa es que estaba re caliente, miro grindr para ver si es que en una de esas pudiera encontrar algun ligue antes de subirme o si encontraba a alguien que justo despues se subiera a mi mismo bus para hacer maldades jaja.
Pasan los minutos, varios habian pescado grindr pero ya debia subirme al bus, finalmente subí, busqué mi asiento y ya me disponía a acomodarme para poder tomarme una siesta cuando siento que alguien se sienta al lado mio. Un hombre de unos 35 años de edad, alto como de 1.80 mt pa arriba y de espalda ancha, se me pararon los pelos de una, el loco era mino y yo justo buscando algo de diversión, no tenía cara de cola, tampoco vestía como tal, por lo que supuse que nada pasaría ( pero me equivocaba y demasiado).

Me dice: -hola, que calor hizo hoy no?-. Simpático pensé, tuvimos una conversación amigable, banalidades solamente. El bus comienza su camino, cuando me pongo a darle una hojeada al mino, tenia unas manos muy gruesas, veía que cada uno de sus dedos eran grandes como penes piolas, mi mente empezó a divagar y ya podía imaginar esos deditos jugando con mi culito. Me calenté demasiado, además se notaba que tenía un tremendo paquete. No podía más, tuve que ponerme un bolso que andaba trayendo sobre mis piernas para disimular la erección. Ibamos ambos de short y pasado unos minutos acerca su pierna lentamente y la deja tocando la mia, nuestras piernas peludas rozaban de una manera tan rica, estaba completamente cachondo, algo debía hacer. En eso yo saco unas galletas y le ofrezco algunas. -Cómo decirle que no a alguien como tu?- me dice. Me sonrojé un poco a decir verdad. Oooh será cola?, pensaba para mis adentros, demás que si. En mi imaginación me imaginaba culeando con semejante orangutan, siendo presa de su hombría y su enorme herramienta.
Después de irnos conversando un largo rato, me entra el sueño y le digo que quería dormir, me dice: -apoya tu cabeza en mi hombro si quieres- Ay de mí, no podia dejar pasar esta oportunidad y lo hice jaja, me quedé dormido muy comodo, la cosa es que logro despertar unos minutos despues, pero mi cabeza habia bajado mas y mas y estaba rozando su abdomen. -Tranquilo, como te sientas mas comodo- No podia ser de otra forma, era gay pensaba. El tipo me pone una mano en mi rodilla y la frota lentamente y me dice: -duerme, ponte comodo-. No aguante y puse mi mano sobre la suya, y me la acarició, se me paró de una, ya sabía donde iba a terminar todo esto. Me sigue haciendo cariño en la pierna, esta vez mete su mano por adentro de mi short y acaricia mi pene por sobre mis boxers. No podia creer tanta maravilla.
Pero las cosas se pusieron mejores, como era de noche apagaron las luces en el bus, por lo que podriamos tirar tranquilamente.
Se apagan las luces y acto seguido pongo mis manos sobre su paquete y comienzo a frotarlo con fuerza. Él por su parte me baja el cierre del pantalon y saca completamente mi pene. Se acerca y comienza a lamerlo suavemente. Primero con su lengua lame en circulos mi glande, baja por el tronco y logra meterselo entero. Que wea mas rica, su nariz rozaban mis pendejos, se lo mete a la boca y lo saca, juega con el, roza su barba con mis pendejos, uuuf que rico todo. Empieza a subir el ritmo y me calienta tanto que ya no puedo mas. Le digo que pare, que voy a acabar en su boca y rapidamente me dice al oido: -Eso me caliente caleta, hazlo- uuuf sus palabras graves fueron un afrodisiaco, otra vez se lo mete en la boca y me lo chupa cada vez mas rapido, su barba de 1 cm de largo roza y choca con mis testiculos y me pone a mil, no para, sigue y sigue hasta que ya no doy más y acabo en su boca. Él muy caballero se traga todo mi semen, apreta mi pene para que termine de salir la ultima gota y se lo traga, no podia creer la buena mamada que me habian dado, pasa su lengua dejandome completamente limpio el pene.
La historia continua… escriban para ver si les gustó

Recomendados:

3 Comentarios calientes a “Relato gay chileno: De camino al sur”

  1. 1
    Pablo comenta:

    Que rico, se me paró con tu relato, quiero más!

  2. 2
    M comenta:

    Hola porfaa sigue me encantó este relato
    Te dejo mi WhatsApp para que hablemos soy de arica o cualquiera que me hable para intercambiar algunas fotitos

  3. 3
    M comenta:

    +56974063117

Deja un comentario muy caliente

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.


El contenido de los videos y fotos no es responsabilidad de Gaysenchile.com sino de los usuarios que aqui los presentan. Entrada prohibida a menores de edad, si eres menor te pedimos que abandones la pagina y si es Ud padre informese.